miércoles, 15 de octubre de 2008

Con el paso de los años... ?



Ayer, quedé bastante mal después de leer este post.


Como de costumbre, antes de dormir, me puse a escuchar el programa “La venganza será terrible” de Alejandro Dolina. En una sección de su programa en la que lee mensajes de los oyentes se detuvo en uno que le preguntaba: “Qué opina sobre éste pensamiento que vengo escuchando por ahí: algo así como que cuanto más viejo se pone uno, mas hacia la derecha se va su ideología. ¿Tendrá algo que ver con el cinismo (…) y el consiguiente desencantamiento que acompaña a los años?”

No creo, - dijo Dolina, empezando a esbozar su respuesta- porque el cinismo es algo que se pierde con los años… necesita de una actitud mental muy alerta; el cinismo consiste en rastrear el desatino, y en general, lo cierto es que hay un aburguesamiento de las personas que son más prósperas entonces ya no les molesta tanto la injusticia. –Hizo un silencio- Pero no siempre es así… pasa que en la balanza empieza a pesar más lo que uno posee… entre otras cosas porque es más lo que posee…(...) . Conviene, por eso, fomentarse la pobreza -risas-.

“Sobre todo para los controles del Estado” -acota Coco Sily-

Dolina:- Si… yo estoy muy a favor de que hay que controlar, para lo cual conviene controlar desde la escaza posesión.

¿Cómo hacer, si es que fuera inevitable, para evitar el aburguesamiento, el que la injusticia ya no nos moleste tanto… Cómo evitar que se nos “encalle” la sensibilidad?

2 comentarios:

Martinsnm dijo...

Probablemente seguir apostando a favor de la vida. Con los años la vida se hace algo mas ajena a medida que se va perdiendo. Seguir luchando por vivir y lograr que la vida siga su curso mas alla de nosotros. Hay miles de caminos. Algunos dificiles, otros mas faciles. Pero todos valen la pena.
Atentamente.
Adam Smith.

Diego F. dijo...

La verdad que cómo se hace, no lo se.. pero lo que sí se es que hay mucha gente que a pesar de la edad y las propiedades acumuladas no se vuelve cínica, se sigue preocupando por el mundo en el que está inmersa y no deja de dar pelea. Quizás se requiera fortaleza, el camino está lleno de tentaciones para perder la esperanza. Aunque supongo que también debe tener que ver con la gente con la que nos rodeamos, no lo se.. pero seguro lo más importante es no caer en la tentación de la resignación.
Abrazo!