lunes, 9 de noviembre de 2009

Deserción cero

Un asunto pendiente siempre es la educación. No?
Los porqué que intentan explicar las fallas son numerosísimos, pero no alcanzan a darnos la clave para resolver el puzzle.

Como muchos saben, soy docente, y las reuniones a las que he asistido y participado respecto de cómo encarar la enseñanza fueron… ya ni me acuerdo, y eso que no soy una veterana todavía.

Hay estudios de lo que se nos ocurra buscar, que van sumando pequeños granitos de arena para que nos acerquemos a ese “zenit”, pero es un punto al que siempre tendemos, y nunca alcanzamos.

Hace tiempo colgué una hermosa charla de Alejandro Dolina, en la que esbozaba la respuesta a la desalentadora pregunta “¿para qué me sirve (estudiar)?”, su análisis es contundente y su “conclusión” certera: Depende lo que busques en la vida!



Ahora bien, eso que buscamos, que para muchos es clarísimo, para otros no tanto, hay un sector que directamente hace evidente una falencia abrumadora: no buscan NADA. Así es. Andan si expectativas, sólo transcurriendo la vida.
¿Se puede hacer algo? Los docentes, nosotros, la sociedad, el entorno: ¿Qué podemos hacer?
Yo no sé a ustedes, pero a mi me genera angustia y un tremendo vacío…

Hace unos días me encuentro con esta nota (un estudio realizado entre 51 alumnos de los primeros tres años del secundario al borde de la deserción escolar), de la que voy a rescatar algunos pasajes.

En diciembre de 2008, la CTA denunciaba, desde su Instituto de Estudios y Formación, que el 14,2% del total de menores de 18 años –casi dos millones de jóvenes – no asisten o nunca asistieron a un establecimiento educativo (…) Durante dos años, Graciela Krichesky, del área de Investigación y Desarrollo de Programas de Cimientos, dirigió una investigación cualitativa que se propuso comprender por qué los jóvenes abandonan la escuela media, ahondando en la inclusión desde la perspectiva de los propios estudiantes. “Un chico está incluido cuando en la escuela aprende, puede seguir y decir que la escuela le está dando algo que es significativo para su vida –explica Krichesky–. Desde la investigación existe la figura de ‘chicos desenganchados’, que son los chicos que van a veces a la escuela, con un índice de ausentismo altísimo, y no llevan carpetas, no siguen al profesor, no están al tanto de lo que pasa... simplemente van. Ese chico, obviamente, no está incluido(…) “La escuela es muy lenta, tiene un ritmo que, cuando les pedimos a los chicos que lo comparen con algo, decían ‘es como un caracol o una tortuga’. Y los chicos, fuera de la escuela, viven a un ritmo muy rápido. No es el ritmo de la cultura juvenil.” (…) En las entrevistas, los estudiantes también identificaron estrategias que realizan las escuelas para intentar retenerlos. Por ejemplo, se les permite faltar y no se lleva un registro de inasistencias, los dejan volver a la escuela en cualquier momento del año después de abandonar, suelen aprobarles el año con sólo tener la carpeta completa y hasta les permiten aprobar materias sin rendir

Voy a tomar uno de los puntos que se menciona en la nota. El de las estrategias que los mismos alumnos identifican que la escuela hace para mantenerlos “integrados” y que voy a volver a escribir:
Por ejemplo, se les permite faltar y no se lleva un registro de inasistencias, los dejan volver a la escuela en cualquier momento del año después de abandonar, suelen aprobarles el año con sólo tener la carpeta completa y hasta les permiten aprobar materias sin rendir

Constato que esto es CIERTO. La verdad que me escandaliza leerlo… como si no formara parte de la realidad que vivo como docente! Cuanta culpa y bronca me da! ES CIERTO!

La pregunta que surge naturalmente es Qué buscamos nosotros como docentes. Qué buscan las entidades educativas. QUÉ PRETENDEMOS LOGRAR?
Qué se pretende fingiendo que aprueba materias, que pasan de año, cuando no pueden elaborar textos ni interpretarlos… ¡¡¡Cuando no pueden leerlos fluidamente!!! Cuando no comprenden razonamientos abstractos . Cuando en cualquier materia que uno enseñe, antes tiene que enseñar conceptos básicos de lectoescritura que debería tener claros y son necesarios para seguir adelante!

De qué velocidad está hablando esta
Graciela Krichesky!? Qué velocidad de la “cultura juvenil”. Que tremenda payasada! Si realmente fuéramos en la enseñanza a esa velocidad no estaríamos hablando de esto!

Creo que se cargan demasiado las tintas sobre los docentes, y la sociedad no se hace cargo de nada. Qué se supone que se puede hacer dentro de un aula cuatro horas por día (si es que vinieren a clase siempre), cuando todo el aparato mediático, y todo el entorno apunta a la mediocridad absoluta? Si: Todo intenta persuadir a ser mediocre!!!

Alguno va a saltar con los paros. Y le responderé: El Nacional Buenos Aires, es en promedio, el colegio que menos horas de clase por año tiene a causa de paros y protestas, y sin embargo nadie va a venir a objetar el excelentísimo nivel que tiene.

No se trata de horas cátedra, ni de lo entretenidas o aburridas que las clases sean (dejemos fuera el tema del carisma del docente), ni de la “velocidad” de la “cultura juvenil”… no. Se trata del entorno. Y el entorno no sólo son los amigos o la familia, que enorme peso ya tienen: También son los medios.
Bueno… espero contribuciones, mientras me tomo un té de tilo… - en sala de profesores, claro :’( -

12 comentarios:

Fran dijo...

hola lau. Creo que el problema educativo no es provocado por los docentes ni por las familias sino por el sistema de forma premeditada e intencional. Hay paises que necesitan cierta cantidad de gente sin estudios para poder domesticar y controlar. Por algo siguen habiendo escuelas sin calefaccion en invierno. Es una logica de expulsion mas que de insercion. Imagíne a un pobre leyendo a marx o a foucault lo peligroso que sería para el equilibrio sistemico. Igual desde nuestro lado debemos luchar contra este mecanismo que lleva al debilitamiento mental de gran parte de la poblacion, la cual pierde en este contexto toda capacidad critica y comprensiva de la realidad.

Noticias piratas dijo...

Coincido con Dolina, se hace necesario una reforma educativa y social general. Los maestros no tienen la culpa de que la sociedad se venga abajo y los ejemplo de vida sean los que se ven en la televisión. La tv no sirve ni servirá para educar, por la misma escena comunicativa que presenta, se adapta mejor al entretenimiento que a la enseñanza.

No sé si alguien premedita todo esto, pero lo que se que nadie se calienta por planificar un país a largo plazo con verdadera libertad y democracia real, no la ficción democratizadora que estamos viviendo con las enormes desigualdades, brechas sociales y culturales, y donde te dicen que por tener fútbol para todos se logra equiparar algo. Si algo puede ser, pero del trabajo más grueso nadie se quiere encargar.

Saludos galle.

Luis Quijote dijo...

Cuando se inició el Polimodal, la propuesta era no enseñar. Es mucho más fácil someter a un ignorante que a quien se instruyó y aprendió a pensar por su cuenta.
Si cerraban las escuelas, muchos padres iban a poner el grito en el cielo (para no "aguantar" a los chicos en su casa.
Entonces utilizaron lo de la promoción obligatoria, la comida en la escuela, no sancionar las ausencias ni las faltas de respeto, etcétera.
Soy optimista; puesto que algo está mejorando con la vuelta a los anteriores planes de estudio, aunque no es factible lograr el objetivo en el corto plazo.

En mis años de estudiante no había calefacción ni otro confort que, hoy, parecen imprescindibles. Cuando los profesores/as entraban al aula, no se escuchaba ni el vuelo de una mosca, y solo respondíamos a su saludo con un "Buenos días (o tardes) Señor/a". Sin esa ambientación es imposible dictar cátedra.
Un viejo axioma dice: "Si debes enseñar algo a alguien, primero enseñale a obedecer, y luego aprenderá lo que tu quieras".
Lo de Dolina, ¡impecable! El aislamiento social es enemigo del aprendizaje.

Para no ser muy extenso, dejo posibles respuestas a este preocupante tema y a los dichos del audio en:

Nuestro modo de vida
Nosotros los esclavos
Calatayud; Emilio

LauraGalletita dijo...

Gracias Fran!
Comparto tu reflexión!

Pirata!
También comparto, sobre todo el segundo párrafo: "nadie se calienta por planificar un país a largo plazo con verdadera libertad y democracia real (...)donde te dicen que por tener fútbol para todos se logra equiparar algo."

Mi caballero!
Justamente hablábamos de eso con mis compañeros del cole: la mayoría de los padres "depositan" a sus hijos en la escuela, para no tenerlos en casa!
Por otra parte, yo creo que el confort ayuda, porque ahí pasamos buenos largos ratos, y si los pibes tienen frío o hambre ¿Cómo les pedís que se concentren?

Yo fuí a una escuela de bellas artes toda la secundaria... imagínese adolescentes artistas todos juntos! jajaja Había caos, si! Mucho! Pero también un lugar de desarrollo del pensamiento crítico, un lugar de libertad que nada tiene que ver con la educación estricta, y creo también, que el respeto se gana, no se impone. No creo que el asunto pase por bajar línea, sino, como dijeron los chicos antes, y como dice Dolina, pasa por todo el entorno. Qué material de trabajo tenemos los docentes si todo el entorno aplaude la mediocridad? Nosotros somos bichos raros! Quién quiere saber, si en todos lados se aplaude al infelíz, si contínuamente te martillan con boludas que mueven el culo para ganar guita; con estúpidos que tienen por "mérito" la risa fácil?

Ciertamente no comparto lo de "obedecer". Precisamente es éso lo que tenemos que combatir... Recuerdo una vez que un docente me dijo
"Cállese la boca, que Ud es una mocosa y respete a sus mayores!"
Y le respondí
"Ud pide que me calle sólo porque Ud es mayor que yo?
Docente:- Si! Mocosa insolente, maleducada...!
LG:- No! Ud me dice "mocosa" gritando y quiere que yo me calle? El respeto se gana, no se impone! Y no me voy a callar... lo injusto es injusto, así sea mi padre quien me quiera hacer callar voy a seguir pensando lo mismo! O se piensa que porque cierre la boca voy a pensar lo que Ud quiere! Le gusta mentirse? Le gusta engañarse? Engáñese, pero yo NO voy a estar de acuerdo con Ud Y voy a decirlo todo lo que quiera!!!!

Jejeje, no era brava, pero me acuerdo que esa vez para mí fue un "BASTA". Estaba recontrapodrida de que me hicieran callar! Y estaba podrida de ver que "los adultos" quedaban contentos, como si pensaran que haciéndonos callar hubieran logrado cambiar lo que pasaba dentro de nuestras cabezas... siempre deteste e interpreté eso como una invasión.

Hoy, como docente, me pongo contenta cuando los pibes reaccionan! Porque usan su cabeza para argumentar!!!! Aunque sean argumentos pobres, ellos quieren sentirse oidos, como cualquier ser humano.

La semana pasada unas chicas se "retobaron" y salieron con planteos. Al principio a los gritos yo, lejos de enojarme, los escuché y cuando fue mi turno hablé. Bajaron automáticamente los descibeles! Terminaron dándome la razón, porque argumenté y comprendieron, pero lo bueno no fue eso, sino que dieron señales de vida! (Yo soy bastante peleona, y a veces pincho para hacerlos reaccionar un poco! yo también fui alumna!!!)

Bueno, me fui de mambo! jeje

Gracias mi Caballero por dejar su opinión y espero que lleguemos al punto de acuerdo!

Un abrazo!

Alí Reyes H. dijo...

...Pasa allá y pasa aquí ¿En dónde será que no pasa? ¿El Suiza? ¡Carajo! estamos mal

Algo Habré Dicho dijo...

Me acuerdo de esos profesores que me hacían pensar, que me escuchaban, que me decían "Tinelli es un pelotudo" y me paseaban por mis primeras páginas de Foucault, que se preocupaban también por el grupo humano que tenían en frente, que nos hacían pensar en qué seguiríamos estudiando post-secundario... Sí, no fueron la mayoría pero sí varios... y me acuerdo de todos y cada uno de ellos.

También de los que venían y nos decían "Esta aula es un zoológico", "aprendete la tabla periódica de memoria para el jueves", etc. La calidad del docente la percibe el alumno... y entiéndase por calidad, vocación, amor al aula.

Por eso, seguí por ese camino, más de uno te está escuchando y te recordará más tarde...

Eso por un lado. Ahora, la decadencia educativa está y hace mucho. Si ahora se acentúa es producto de la sociedad de locos que tenemos, heredamos y algunos, intentan perpetuar.
Comparto lo que se dijo más arriba... esto FUE premeditado décadas atrás, por aquellos mismos que sixtuplicaron la deuda externa, implantaron el neoliberalismo y la indigencia en nuestro país.

Cuando Chávez vino a Mar del Plata, en 2005 si no me equivoco, hizo mucho hincapié en la lectura, en la creación de bibliotecas populares... Un pueblo ignorante es carne de cañón para el plan capitalista.

Son dos factores, la sociedad, la pobreza, el sistema, etc, por un lado... la historia macabra por el otro. El desinterés de muchos pibes fue planeado, no hay duda... y las pelotudas que rebolean el orto por guita son uno de los factores de alimento de ese desinterés premeditado.

Bueno Lau, me copé escribiendo... es un tema que apasiona... Después te hago una consulta respecto a esto.

Un abrazo y gracias por el post!

Leonardo Victor Scilabra dijo...

Buenas! Muy interesante tu texto y el aporte de Dolina.
Sinceramente nunca me lo había planteado de esa forma, pero me parece una postura muy sólida, los estereotipos de gente exitosa y el consumismo de productos mediocres no incentivan desde ningún punto de vista a los chicos a instruirse. Particularmente creo que es un fenómeno de muchas dimensiones, la exclusión social de las familias de los chicos (y obviemos a los chicos mal alimentados) y el contexto sobre todo del mercado de trabajo hacen que a los chicos que se los incentiva a estudiar se les argumente un: "lo necesitas para ser alguien el día de mañana, sino no te dan trabajo y mirá como vas a terminar", punto en el que disciento con Dolina. A los chicos hay que hacerles notar que el conocimiento va más allá de posibilidades de trabajo o de ganar mucha plata el día de mañana, hay que hacerles notar que la capacidad de razonar sobre todo, te hace una persona más hábil en todo ámbito de la vida. Este es un motivo por el cual las universidades no dejan de lanzar contadores y abogados por ejemplo, entre otras carreras con salida laboral o bien pagas, de los cuales algunos son muy buenos y otros son completamente mediocres, tipos que tienen un título pero carecen de amor por el conocimiento y la capacidad de pensar. Quizás esto tenga que ver con la concepción de tipo exitoso que nos venden, como bien mencionas, es exitoso quien hace plata y no quien es capaz de analizar donde poner su voto por ejemplo.
Bueno, me fui. Saludos!

Seba dijo...

Es curioso como muchos hablan de inseguridad y falta de trabajo sin hacer base en la educación, somo si todos esos problemas salieran de abajo de un zócalo como si nada.

LauraGalletita dijo...

Sí, Ali, andamos mal, pero creo que podemos hacer algo todavía.

Pau! Me gustaría creer por un cachito, aunque sea, que algo de lo que dejo en el aula les quede… y te digo que vengo alicaída después de estas dos últimas semanas… chocándome contra la pared que a veces ponen esos chicos a quienes uno intenta ayudar… pero bueno. A levantar cabeza, que después de todo, no hay que dar nada por perdido!

Leonardo: Doy fe que Dolina apoya la misma idea que vos. El conocimiento es deseable en sí mismo. La cosa es que todo el entorno nos dice que no es cierto, que es mejor el que zafó que el que se esforzó. Quién gana en el tironeo? Sólo generando el pensamiento crítico se va a poder invalidar el ideal de “mediocridad eficiente” que predomina.

Seba: Si, es cierto! Y no sabés lo recontrapodrida que me tienen los engullidores de “razonamiento” ajeno…


Abrazo a todos, y gracias por comentar!

Laura dijo...

Soy docente de CBC, con lo cual, hay un recorte en los alumnos importante, no son chicos que tengan necesidades básicas insatisfechas, que hicieron secundario o polimodal, y cada vez me asusta más la imposibilidad de pensamiento abstracto, y más básico aún, lo que mencionás sobre la poca capacidad para construír una frase, (no digo ya un argumento) Varias veces tuve conversaciones con algunos sobre la importancia del conocimiento (es el argumento último cuando ves que no hay nada que los conmueva, les interese, la falta de compromiso con lo que se supone les gusta hacer (no es obligatorio entrar a la Universidad!) Me revienta este latiguillo de que todo es "obvio". Todo es inmediato, surgió ayer, no hay trayectorias históricas...Obvio qué cosa? Pero estos pibes nacieron en el menemismo, donde la obviedad, la vulgarización del pensamiento llegó a ser ley... Hoy lo tenés instalado en los medios, y es difícil de revertir, no hay muchas propuestas creativas...Lo lamento! no es un aporte lo mío, pero me parece que poder entender de dónde partimos arrima un poco para dónde ir apuntando. Tratar de recuperar la historicidad, romper con la inmediatez, volver al relato de largo alcance (sin caer en el patetismo aburrido) para poder situar(nos) nuevamente, sentirnos parte de una sociedad...

LauraGalletita dijo...

Gracias, Laura por pasar. Y si! Lo tuyo es un aporte.
Comparto esa sensación... de... ni sé de qué... y es lo peor, porque representa al vacío...

Luis Quijote dijo...

Tras la pregunta de una docente, escribí algo relacionado con esta nota en:
Educación y Medios
citando este artículo como Texto relacionado.

Están invitados al debate.

Abrazos.