jueves, 17 de febrero de 2011

Inflación educativa. ¿Y nosotros?

Hay un modelo educativo que viene marcando el paso desde que Sarmiento puso manos en este asunto. El objetivo principal era “civilizar” a los bárbaros, hacerlos más dóciles, y convertirlos en elemento del mercado. Ése elemento estaba entrenado para “ser útil” al liberalismo, como si fuere una moneda de cambio, y derrocó por su utilidad (nunca por principios) a la esclavitud… son más baratos los empleados que los esclavos…

Aunque pongamos por parte y contraparte los modelos constructivistas, los tradicionales, a Piaget, a Freire con todos sus grandísimos aportes, la finalidad educativa, desde el hogar, en principio, sigue siendo la misma: que sea útil.

No importa lo educada que la familia sea, siempre que el hijo quiera estudiar una carrera, las artísticas estarán en el último peldaño jerárquico de lo deseable, salvo algunas gratificantes excepciones. “Primero estudiá” suele rezar esta especie (deleznable) de argumento.
Si ajustamos la lupa un poco más, veremos que el género influye mucho. Si es una nena, casi no tienen reparo en acompañarla a estudiar, desde muy chica, actividades artísticas; en cambio, si es un varón, cualquier cosa que los relacione con la expresividad es inmediatamente enviada al cadalso, lapidada, cercenada por miedo a que por dedicarse a esas actividades “le salga” afeminado o gay.
Ésa mentalidad cavernícola, pobre y elemental sigue haciendo mella en nuestra sociedad.

Otro de los factores que marca negativamente, y ya no diferenciando géneros, es el terror al error. Todos, en mayor o menor medida (y no hay demasiada distancia entre mayor y menor) tenemos pánico de equivocarnos en alguna cosa. Por qué? Porque nos enseñaron que está mal equivocarse, aún mientras aprendemos.
La cuestión es que nadie nace sabiendo. Entonces ¿dónde dejamos lugar para aprender? ¿Qué lugar le damos a las disciplinas artísticas?

Aunque sea y suene antipático, nuestro modelo educativo, acá y en la China, es neoliberal. Incluso hasta la educación ha sufrido de la inflación. Donde antes alcanzaba con tener un oficio, luego hizo falta tener secundario, luego tecnicatura. Donde antes eran necesarios universitarios, ahora son necesario doctorados, másteres, especializaciones, sénior.
La educación se volvió un medio de cambio mercantilista cada vez más alejado de la vocación, y no me está gustando a dónde se dirige (y sé que a casi nadie le está gustando ya).

No tengo respuesta, ni alucinógenas estilo zeitgeist II y III (que se fue de mambo de cuentos de hadas yanqui… exceso de Disney lo llamaría), ni certeras. Sólo me quedan preguntas y un cachito de luz donde tira este tipo, que viene a cerrar el post con unas cuantas reflexiones que ciertamente podrían abrir el camino. Ostenta algún que otro pergamino, pero no me interesa: quien dice algo interesante, lo dice con o sin títulos que lo avalen, no?

Recomiendo que no se lo pierdan, si es que tienen alguna esperanza en que la educación, la creatividad, el arte, la expresividad son propias humanas que podríamos aprovechar para hacer este mundo un lugar mejor. No propone un nuevo orden mundial, propone un cambio en nuestro enfoque… los dejo reflexionar, es corto, pero muy sustancioso.

6 comentarios:

el mundo al reves dijo...

y nosotros? y..ya estamos viejos. es bien lo que dice el hombre,yo al menos llegué hasta Gimeno Sacristan, y Michael Apple, gente que estudia al moribundo. a Paulo no leí aun, estaría rrrrebueno que hagas un post sobre él. este tío me resulta muy humoristico.

Adolf0 dijo...

Hola Laura. Este post tuyo me retrotrae a discusiones virulentas que versaban sobre la posibilidad de que mi hijo decidiera, pongamos por caso, dedicarse por entero a la música. Es un niño de nueve años, y del momento de la discusión hace ya cuatro. La postura de la contraparte pasaba bastante cerca de "convencerlo de que lo pensara". Esto respecto de lo que mencionás sobre la cuestión de género. En el caso que comento, el tema no pasaba por la posibilidad de que el arte influyera sobre la orientación sexual de mi hijo, sino más bien porque se formara en algo que le permitiera ganarse los garbanzos. Hasta aquí la autorreferencia.
Si bien es verdad que las carreras tecnológicas (fundamentalmente las ingenierías) en Argentina fomentan el pensamiento lineal, yo creo que esto se debe mayormenta a la endogamia universitaria. En otros lugares, donde hay más movilidad de profes y alumnos, se favorece y se alienta la ruptura de paradigmas. El pensamiento lateral, la creatividad y el despojarse de prejuicios es fundamental en el desarrollo de soluciones relacionadas con el medio ambiente, con la gestión de RRNN, con la gestión de la energía.
A lo que voy es que es necesario, además de replantear el esquema educativo que tiende a destrozar la creatividad, romper con el estereotipo del "científico loco" a la John Nash, que se alimenta incluso desde medios progresistas destinados a los chicos (concretamente Paka-Paka). Es necesario que se entienda que las Ciencias requieren de espíritus libres, que de otra manera no estamos haciendo ciencia sino determinaciones de glucosa en sangre. Que son cosas diferentes.
Cuando charlo con gente dedicada a las artes, veo cómo me pintan en dos pinceladas y a veces creen que la Ciencia es una colección de prejuicios, cuando en realidad es un enorme cúmulo de incertidumbres y preguntas. No siempre, pero me ha pasado seguido.
En fin, lo que quiero decir es que salvando el vuelo poético estamos salvando espíritus, y de yapa estamos haciéndole un favor a la economía del País.
Abrazos

Alí Reyes H. dijo...

El humor del conferencista es un humor anglosajón, pero humor al fin, y así los mensajes quedan mejor fijados. Y en cuanto a esa discusión, como la plantean tus contactos...Bueno...Es fácil descubrir la vocación y las habilidades del niño, pero lo que no es tan fácil es controlar la sique humana, y esto va tanto con el adolescente problemático como con el adulto.
En otro orden de ideas: Celebro que la presidenta Cristina, por medio de su Cancillería, haya repudiado el asqueroso y criminal genocidio que lleva a cabo Gadafi contra su propio pueblo. Y tengo que celebrarlo pues en contraparte veo con verguenza ajena cómo el actual Presidente de Venezuela apoya los asesinatos llevados a cabo por el déspota libio...cosa que provoca naúseas

LauraGalletita dijo...

Gracias por los comentarios, chicos, y disculpen la demora en responder.
Mundo, no estamos viejos, che! estamos vivos, y mientras lo estemos tenemos que intentar con todo lo que tenemos para que la realidad sea mejor ;)
Adolf0, lo que contás sobre las discusiones por la posibilidad de que tu hijo decidiera una carrera artística, es lo que normalmente pasa lamentablemente. Es lo que nos enseñaron y mamamos casi toda nuestra vida! ( no hablo por mi, que evidentemente tengo unos padres medio loquillos que me alentaron tanto dentro de bellas artes, como dentro del conservatorio musical! jejeje)
Sabés que también pensaba en los estereotipos de "genio" en la misma línea que planteaste! (y ya que estamos, la versión "jolibudense" de la vida de John Nash es bastante alejada de la realidad). Tenés muchísima razón sobre lo que necesita la mente dedicada a la ciencia... de otro modo no se llegaría a más descubrimientos. Alguna vez conté en este foro que las ciencias duras me apasionan y son mi carrera trunca. Tarde o temprano voy a agarrar la física y la matemática seriamente.
Cierro con tu frase "estamos salvando espíritus, y de yapa estamos haciéndole un favor a la economía del País". Así es!
Ali: Y vaya que es difícil... sólo haría falta que censemos a nuestro alrededor cuantos artistas frustrados conocemos!
En otro orden de cosas, siguiendo tu línea, sé de tu oposición acérrima a Chávez. Así como me pareció justa en su momento, ahora me parece automática. Digo, cada comentario tuyo es cerrado con un comentario contra Chávez de cada vez más odio. Ya no son quejas sólo por políticas, sino por lo que dice o piensa! Acaso no hay posibilidad de disenso? No puede el tipo decir públicamente por qué apoya? Por qué es más legítimo Obama aborreciendo a Gadafi o a Mubarak ahora? Por qué no lo aborrecieron antes? Quizá por interés? Bueno, allí tenés a tu presidente que no usaba mascarita cuando las cosas andaban "bien" y tampoco la usa ahora, que las papas queman. Yo tampoco comprendo al mundo musulmán. Ni al cercenar a las mujeres, ni al imponer cuestiones, precisamente porque vengo del mundo cristiano. No comprendo las políticas de medio oriente porque tenemos valores bastante diferentes y hacer juicio de ello no está bien. Si en "musulmandia" Las mujeres (por decir) no luchan por los ddhh no hay nada que podamos hacer, y aceptemos que somos de mundos diferentes. Te parece cruel? Es tu problema no comprender que su sistema es diferente del nuestro. Vas a ver que esta revolución no es para liberar a mujeres de la opresión, ni para "suavisar2 las leyes, sino por cuestiones !00% económicas! Y es por éso, y por nada más, que los demás países se hacen un festín sangriento y televisivo con ellos. Nadie se atreve siquiera, a cerrarles la puerta a los Israelíes, no vaya a ser que los tilden de nazis, aunque Israel elimine sistemáticamente la posibilidad de ayuda humanitaria a los países que tiene invadidos y bloqueados. Ahí no va a aparecer Obama, ni el asqueroso francés, ni el pusilánime inglés, ni la matrona alemana, siquiera sugerir que derroquen al presidente de Israel! Toco madera, que si llegara a suceder se arma otra guerra mundial, con la excusa de que "el mundo es nazi porque no nos quiere"
Alí: hacer leña con el árbol caído es el deporte preferido de los carroñeros, parece que de tu presidente no. Y si bien no celebro a Gadafi, ni a ningún musulmán, pegarles justo ahora me parece bajo, fácil y cómodo.

Abrazo a todos!

Alí Reyes H. dijo...

¡Bienvenida de nuevo a la blogósfera! De verdad que nos hiciste falta -creo que hablo por todos tus contactos- Con respecto a lo que ne dices...Me parece muy triste la percepción que tienes de mí como que tengo mucho odio, decir eso de alguien es algo lamentable. Pero la pregunta obligada sería ¿Por qué? ¿Será acaso que ese "odio" es gratuito?¿O tendrá justificaciones? Creo que por allí habría que empezar. En mi caso sospecho que tu percepción es errada, creo más bien que más que odio es DECEPCIÓN. Pues el que esto te escribe no es ningún agente de la CIA ni un asalariado de la Secretaría de Estado - aunque pagan en dólares, no debería desdeñar ninguna oferta(risas)- Ahora en serio. Te decía que en mi caso, soy uno de los que pensó que ese individuo iba a traer estabilidad y justicia con paz al país pero su experiencia vivida en carme propia ha sido la de sufrir el gran fraude que ha representado para el país. ¿Sabes? La decepción es uno de los peores sentimientos pues tú comienzas a reprochar no al que te enganó, sino A TÍ MISMO POR SER TAN INGENUO DE HABERTE DEJADO ENGAÑAR, y más cuando en numerosas ocasiones te lo habían advertido -y habías discutido defendiéndolo contra los que sospechaban del engaño- y a pesar de todos los signos de autoritarismo y criminalidad que si había visto pero que, de forma deliberada, decidí ignorar. Y eso precisamente es lo que quiero que no pase con mi amiga y colega bloguera Laura.

LauraGalletita dijo...

Hola, Alí!
Gracias por siempre discernir con tanto cariño!
Me parece que si estás decepcionado, tenés que estarlo con el otro, y nunca con vos mismo. Cuando uno decide creer pone de sí lo mejor, y las mejores intenciones, y darse la oportunidad de creer en otro es un acto de buena fe que se premia, aquí o en otro mundo. Eso no quita que se ejerza con contundencia el pensamiento crítico: al contrario, es ahí donde hay que afilar con fuerza!
Sé que nuestros puntos de vista sobre Chavez son contrapuestos, pero es una alegría poder exponer con gente como vos. No es este el post, y nos extenderíamos demasiado, pero voy a tratar de terminar mi post sobre la izquierda latinoamericana, y ahí sí que nos agarramos a los tortazos jejeje!

Abrazo!