martes, 3 de mayo de 2011

Devolvé el Nobel HDP! y otros tópicos

Anda un poco agitado el mundo por estos días: Los yanquis dicen que mataron a Bin Laden. Más allá que me cueste creer la existencia del tipo, que me cueste creer que si realmente lo mataron es cuanto menos estúpido tirarlo al mar y después decir que le hicieron un ADN jeje (los buzos, o guardaron un pelo para después?) Lo más difícil de digerir es pensar que al presidente yanqui le dieron el Nobel de la paz, y que supuestamente lo hacen por el mundo y la paz. Ahora dicen que temen represalias… A quién tendrán que matar para tener paz ahora, eh? Imagino que si uno ejercita de vez en cuando “el seso” no tardará en llegar a la conclusión de que estos enfermos no van a sentirse seguros hasta no terminar con todo el resto del planeta… y que así funciona la idea de “inseguridad” que tan eficientemente se propaga por mentes desoxigenadas. ¡Que ASCO TE TENGO, YANQUILANDIA!

Como ya es costumbre de Barcelona, esta tapa es una genialidad 

El silencio oficial al acampe Quom es una verdadera incógnita. Prometieron recibirlos si lo levantaban. El sábado pasado se levantó y nada, che. El lunes volvieron a acampar y a esperar… no hacen otra cosa que esperar. FUERZA A NUESTROS QUOM!
Como la cosa está rara, la culpa de cada vagón incendiado es de Pino… digamos que ahora Pino sirve tanto para un barrido como para un fregado. Mientras tanto, en Ciudad Caótica, Lousteau, rompe records de venta de su libro “Economía 3d”, pero no porque la gente esté desesperada por los conocimientos económicos que pueda desparramar este pibe, sino porque se andaba revolcando con la nieta embarazada de Legrand… Cuanto talento! :p. Dicho sea de paso, si este se mandó con un libro, le preguntamos a Joe: PARA CUANDO EL LIBRO, EH, EH, EH? Mucha publicación, mucha conferencia peeeeero… :p

Bueno, agitada como la realidad (cuaaaak) me voy cantando "está todo muy bien, o todo como el orto!"

8 comentarios:

Adolf0 dijo...

Hola Laura,
Al ADN pueden haberlo hecho levantando, con la ayuda de Grissom, un cacho de sangre de la que dejaron tirada en el piso.
Hube hoy de explicarle a mi hija de doce años por qué me parece que todo esto está muy mal. Que creemos en la democracia y que en tanto democráticos, pensamos que hasta el sospechoso atrapado "in fraganti" debe tener un juicio, una defensa y una sentencia. Que no creemos que la muerte sea una pena que construya nada, mucho menos "seguridad". Que matar a una persona es un asesinato, aunque la víctima sea a su vez un asesino. El plural es inclusivo para ella, porque uno pretende aclarar un poco el quilombo en el que esta niña debe tratar de dilucidar (solita, pobre) por qué lado campea la razón. Porque vive en el arrabal del Imperio, y uno la quiere feliz.
El Nobel de la Paz es como el Oscar de "Titanic". Una payasada. Ahí está Kissinger que no me deja mentir. Es decir, Laura: que este junagransiete no lo devuelva. Se lo merece tanto como "Titanic" se merece la estatuilla del orto. No pueden haber premios justos a la Paz en un mundo en el que ha triunfado lo más salvaje de la naturaleza humana, donde se desprecian los ideales de la evolución del intelecto que nos quiere llevar desde la ley de la selva hacia un concepto de justicia que pasa por la solidaridad.
El apartado Pino, a mi humilde entender, es parte también del circo. Pino no me merece el más mínimo respeto por cosas que ya expuse en otro lado (http://cinedeinculto.blogspot.com/2010/12/agora-alejandro-amenabar-2009-el.html ). Creo que es consecuente con la historia de una izquierda enceguecida por su propio flequillo de gorila, que lo lleva a ponerse en contra de quien debería defender: Ahí está el propio Solanas, que tampoco me deja mentir, defendiendo a Clarín el día del bloqueo. Y aclarando "Todavía no sé nada. Acabo de llegar." Es decir, no sé de qué se trata, pero estoy con Clarín y me recontracago en el ploretariado. No sé nada de glaciares pero soy verde que te quiero verde.
Tampoco me sorprende la foto del charco de sangre de Bin Laden y los festejos de las hordas imperiales en las canchas de béisbol. Me horrorizan. Me dan náuseas. ¿Es posible tanta irracionalidad?
Sí, es posible. La historia se desboca, dice JP Feinmann, y nadie está a salvo del horror que impone el imperio.
"Vivimos en un mundo más seguro", dice el Premio Nobel.
Y miente.

Red Whorrre dijo...

Claramente la gente no ve que estamos rodeados de mentiras armadas a tal punto que aunque son muy obvias las siguen creyendo. Es una conspiración, no tengo dudas. Desde años y años que vivimos dominados por personas que manejan todo a su antojo. ¿Hacemos realmente lo que queremos o lo hacemos porque "ellos" nos conducen a eso?
Bin Laden era un tipo más, que quizás estaba involucrado a al terrorismo, pero no era una amenaza mundial, USA lo eligió para poder derribarse las torres gemelas (claramente los explosivos en los cimientos ayudaron y mucho) y así tener la excusa para invadir a Irak.
Es todo un juego muy oscuro. Me pregunto como desarrollan todas estas cosas. Es gracioso que actúen de héroes cuando son uno de los asesinos/homicidas más grandes del mundo, no solo con gente de afuera de su país sino con su propios ciudadanos (incluidos los soladados que mandan al muere).
Y sinceramente, el premio nobel de la paz me lo paso por el traste. Se lo dieron cuando ni siquiera fue capaz de sacar a los militares de Irak. Se supone que eso tenía que terminar y al contrario, se van moviendo a otros lados.
Y la gente estadounidense tiene un pedo cerebral crónico, se creen toda la mierda y apoyan toda la mierda de su país porque no pueden entender nada, si viven en una burbuja de egoismo y egocentrismo, se creen los mejores del mundo y son unos ignorantes. Aparte del hecho que apoyar y FESTEJAR por un asesinato es algo inconcebible por mi razón.


Y bueno, lo de acá ¿qué puedo decir? No confío en ningún político, lo único que hacen es chorear, capaz nos iría mejor con anarquía, anda a saber.
Yo solo se que si antes no se podía viajar en tren, ahora menos porque destruyeron 11 vagones, tengo que inventarme un transporte para poder viajar desde el oeste.


Un saludo.
Y espero que no te aburra todo lo que escribí jajaja.

Red Whorrre dijo...

Jajaja me mató lo que dijo Adolfo de Grissom, que capo ese hombre, lastima que existe en la ficción nada más.

LauraGalletita dijo...

Adolf0: Comentazo el suyo, amigo! Un verdadero gusto que pase por aquí a dejar sus apreciaciones, la verdad!

Sabés, lo que contás sobre tu hija me llevó a mi infancia. Era una nena bastante cuestionadora. Volvía loca a mi madre (que era la que más tiempo conmigo pasaba) con preguntas, que para ella se ve, eran complicadas. Había por ese entonces (no como ahora, que la gente es mas humana :p ) algunas muletillas que les oía decir a los adultos frente a mentas sobre casos de delincuentes: “El que mata tiene que morir”; “Ojo por ojo…”; “Al paredón”… y cosas por el estilo. Entonces un día, tenía casi seis años, le pregunto a mi madre
LG:- Mami, si a un asesino hay que matarlo, entonces después nos tienen que matar a nosotros, no es cierto?
Mi madre:- Noooo!... ¿¡Por qué van a hacer eso!?
LG:- Y… porque ahora los asesinos somos nosotros!
Mi madre:- este… claro! -se rió sorprendida-... pero… mirá vos lo que me venís a preguntar! –y, casi como una solución siguió- preguntale a tu padre!

Tenés razón con lo del nobel, recordándome, como mi amigo dolinero Martínsnm, lo de Kissinger, pasa que yo tenía a Ezquivel, a Muhamad Yunnus en mente… entonces vienen estos malparidos a degradarlo todo.
Entiendo tu punto sobre Pino, lo que no creo es que necesite que le endilguen cosas por las que no tiene responsabilidad. Ya tiene bastante con sus propios mocos, no me parece justo poner de moda el “Hazte la fama…”

Un abrazo!

LauraGalletita dijo...

Bienvenida Red! Acomodate que el barsucho es grande ;)
Tu primer idea me recuerda a:

“En su grave rincón, los jugadores
rigen las lentas piezas. El tablero
los demora hasta el alba en su severo
ámbito en que se odian dos colores.

Adentro irradian mágicos rigores
las formas: torre homérica, ligero
caballo, armada reina, rey postrero,
oblicuo alfil y peones agresores.

Cuando los jugadores se hayan ido,
cuando el tiempo los haya consumido,
ciertamente no habrá cesado el rito.

En el Oriente se encendió esta guerra
cuyo anfiteatro es hoy toda la tierra.
Como el otro, este juego es infinito.

II

Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
reina, torre directa y peón ladino
sobre lo negro y blanco del camino
buscan y libran su batalla armada.

No saben que la mano señalada
del jugador gobierna su destino,
no saben que un rigor adamantino
sujeta su albedrío y su jornada.

También el jugador es prisionero
(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y blancos días.

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonías?”

Lo patético de la relación que veo, y comparto con tu visión, con este maravilloso poema de Borges, es que los infelices que tejen en nuestro mundo hoy, no tienen ni el talento, ni la inteligencia, ni la sabiduría que desprenden de estas frases. Es como una pésima versión hollywoodense… me viene a la cabeza la relación entre “Der himmer hüber Berlin” y su remake yanqui “un ángel enamorado”… así hacen todo estos tipos: mal.

Por los políticos… y bueh, son gente, como nosotros, y nosotros los ponemos ahí. Hay de todo. Lo que también debe haber es rotundamente mucha más participación ciudadana. Disiento con mucho respeto con vos sobre la anarquía: imaginate si el mundo fuera anárquico: ya con las leyes que hay, estos tipos hacen los que se les canta… si no las hubiere no sé si podríamos mantener un debate como este… dudo.

Un abrazo y bienvenida!

LauraGalletita dijo...

Ah, y no me aburren los comentarios largos ;)

Adolf0 dijo...

Ja! Laura, el símil cinematográfico está muy bien. Por ahí te lo he citado (en VdP). Digo, ya que el thriller es inevitable, uno se sentiría menos idiota si el guionista fuera menos torpe.
¿No te parece que hoy por hoy es necesario hacer serias concesiones a la propia inteligencia para tragarse ciertos sapos? Digo, tanta gente asume que uno es un imbécil, que al menos es llamativo.
Abrazos

nicovi dijo...

Qué mentira ese nobel, por Dios!!