lunes, 25 de enero de 2010

LauraGalletita y los neoliberales

 si! Me meto en todas partes!

He presenciado algunos debates, que en el fondo son el mismo y la verdad que, por mas argumentos que me echen encima íntimamente creo que no tienen sustento, y no comprendo ciertas convicciones.

Los debates referidos son este (Datitos de la UNLP) en el que el del 0,33% sugiere que se gasta demasiado dinero en educación artística, por lo tanto él cree que debería arancelarse por su inocuidad académica, aunque termina admitiendo algo al final del debate. En este otro (Bellas Artes para todos, por Sam Rothstein) aparece la misma idea de fondo: La educación artística es inútil = hay que arancelarla. En los dos últimos (“Y si cobrás entrada” y “Dolina parte 2”) escritos por Frank Pentangeli, se sugiere que el famoso programa de Alejandro Dolina no debería ser puesto al aire por Radio Nacional (Radio Estatal) porque, según sus propias palabras “los pobres chicos del conurbano, con el IVA que pagan cuando se compran la golosina del mes, me van a estar financiando mi esparcimiento nocturno o alguna parte de él!”

Aunque parezca mentira, este no es un post de pelea (únicamente jeje), pasa que responder en cada uno como quiero sería demasiado para un comentario, y merecen un post aparte.

Dije antes que la discusión, aunque separadas por temas, es en el fondo la misma. Y sí: “La utilidad”, que según los economistas es casi un asunto religioso. La cosa es que lo de utilidad está casi siempre medida en dinero. Si ahondamos veremos que es un enfoque “privado” y no social. Qué quiero decir: que miran desde el punto de vista de un empresario/inversor, que lógicamente no tiene interés en hacer beneficencia (no está mal que así sea) ni de poner su plata en “productos” no generadores de dinero constante y sonante. Estas son actividades en las que el que invierte el dinero no puede apropiarse de las “ganancias” que ellas producen, sin embargo siguen siendo algo “rentable”, porque se obtiene un beneficio social que compensa los costos, pero no aquí y ahora.
Por lo tanto no son “rentables” o autosustentable desde el punto de vista financiero/económico.
Si partimos desde ahí, pensar en educación gratuita (y para colmo artística) o en asuntos culturales libres e igualmente gratuitos es casi un absurdo. Pero muchachos, no se ofusquen! La cultura no es lo suyo! Jeje.

Hay por ahí un test que se llama “La brújula política” (háganlo aquí)que tiene afirmaciones en las que esos pensamientos se clarifican, y su análisis es a prueba de “caídos del catre”
Voy a transcribir algunas:

Controlar la inflación es más importante que controlar el desempleo (Pregúntenle a Redrado :p )
La única responsabilidad social de una compañía debería ser proporcionar utilidades a sus accionistas (Y cuanto menos se las regule, controle, fiscalice, Mejor! Si con los impuestos de la gente ya tiene que alcanzar!)
Aquellas personas que puedan pagárselo deberían tener derecho a mejores estándares de cuidado médico. (Y los que no puedan pagar mejores estándares-caso que sólo afecta a los vagos, claro-, que se aguanten lo que les den)
Cuanto más libre es el mercado, más libre es la gente. (… que sea dueña de alguna empresita, claro)
Los contribuyentes no deberían financiar aquellos teatros o museos que no fuesen rentables por sí mismos. (Que la cultura la paguen los que se interesen es esas “trivialidades”)
Lo que es bueno para las corporaciones de mayor éxito, al final, es bueno para todos. (… sus dueños)
Ningún medio de comunicación, por muy independientes que sean sus contenidos, debería recibir fondos públicos. (Sino se pueden terminar financiando programas “re feos”)
El arte abstracto que no representa nada no debería ser considerado como arte. (Muerte a Mondrian… ah! Ya murió?)
Los hombres de negocios y los fabricantes son más importantes que los escritores y los artistas. (Obvio! Si además de vagos son mugrientos !)
Hacer las paces con el "establishment" es un aspecto importante de la madurez. (A cada cual le tocó lo que le tocó y se la tiene que aguantar, che!... Ah! Se me hace tarde para el partidito de polo!)

Bueno, si! Yo agregué parte al texto del test (Sólo la que está entre paréntesis, eh!)... ya lo confecé, che!

Ok, para colorear el boliche lo mejor sería colgar esa canción que versa "Yo, no quiero trabajar, no quiero ir a estudiar, no me quiero casar! Quiero tocar la guitarra todo el día, y que la gente se enamore de mi voz", pero como nos gusta la música todavía vamos a esquivarle.
Y como los "Chicago Boys" tienen ciertas expectativas de nosotros, vamos a cumplírselas, pero por unos minutos nomás con este maravilloso tema musical.
 


Y... éso les pasa por ir al teatro público :p

Que Grande Dolina!

10 comentarios:

Matias Gimenez dijo...

Me llamaron la atencion los puntos del tests. ¿Todavía hay gente que los cree?

Diego F. dijo...

Ja, ya me había hecho el test hace un tiempo y sólo reconfirmó lo que sabía :P.
Pero sobre lo importante del post, creo que es clarísimo: "utilidad" y "eficiencia" para los neoliberales son términos que se refieren al lucro y no al valor de uso. Es gracioso porque hasta Platón en República explicaba en la parte de cómo educar a los chicos los efectos de las artes y su necesidad en la formación. 2500 años después tenemos a estos muchachos despreciando algo que tiene muchísimo valor en la formación y que, por no estar directamente relacionado con la "utilidad" o "eficiencia" entendida como la entienden ellos, plantean cuestiones como las que señalás.

Saludos!

Algo Habré Dicho dijo...

Respecto a la ley nacional de la música y el video que colgaste... Rocambole! me acuerdo q fui a ver una exposicion suya al palacio de hielo y me invitó a su taller en La Plata jejej era una nena de 17 fascinada con el oktubre colgado en la pared!!

Y respecto al post...
"Cuanto más libre es el mercado, más libre es la gente."
mejor abran más escuelas de arte, liberen mentes, regalen libros, y déjense de joder!
ya sabés...

Un Abrazo Lau!!

MONA dijo...

Lo de controlar la inflación sin reparar en los desocupados no es teoría propia de Redrado, sino del lavatorio de cerebro que obtuvo del FMI y BM. Arturo Jauretche decía que "Asesorarse con los técnicos del Fondo Monetario Internacional es lo mismo que ir al almacén con el manual del comprador, escrito por el almacenero".
Saludos

Adolf0 dijo...

Hola Laura, hola gentes.
¿Si hay gente que cree en los puntos? Tal tipo de "razonamiento" constituye el Evangelio de la derecha que se quiere venir. Son argumentos que una y otra vez, por décadas y décadas han repetido los paladines del Marcado.
Ahora bien, seamos prácticos y analicemos los resultados de la aplicación del Evangelio. ¿A qué nos han llevado en la práctica estas Tablas de la Ley? Sistemáticamente nos han llevado a la crisis, al caos, al desempleo, a que el Estado tuviera que hacerse cargo de los problemas generados por los que cortan el bacalao. Esto es un hecho indiscutible y creo que es donde deberíamos centrar la discusión. Este tipo de falacias no resiste el menor análisis, no se aplica en ningún país del primer mundo, sí se han aplicado en Latinoamérica y los resultados están a la vista.
Laura, yo no me dedico al arte sino a la ciencia. A nosotros el junagransiete de Cavallo nos mandó a lavar los platos a principios de este siglo. Nos han hecho pelota, han dejado a mi provincia sin trenes y a marced de los cortes de ruta de "el Campo". Hoy justamente mi hermano, que es obrero de una empresa de insumos automotrices acá en San Juan, me comentaba que durante 2009 (año de venta récord de autos y por ende de pleno empleo para el sector), sólo estuvieron parados una semana merced a que "el Campo" no dejaba pasar los materiales con los que trabajan. No los dejaban pasar a punta de Itaka: ningún medio de la "prensa libre" publicó nada de eso.
¿A qué viene lo que digo? A que los defensores a ultranza del Mercado no solamente han demostrado una y otra vez que su Evangelio es una condena al fracaso, sino que además ni siquiera creen en la Libertad. No sigo porque me enojo.
Como siempre excelente el blog.
Abrazos

Luis Quijote dijo...

Muy buen análisis, LauraGalletita.

Cuando Joe Martínez de Hoz y Cavallo hablaban de la Libertad de Mercado, convenciéndonos que los precios se regulaban solos por la competencia, parecía correcto.
Imaginabamos que los fabricantes independientes competirían, y desconocíamos que todas las empresas estarían en manos de unos pocos.

¡Pagamos caro nuestra credulidad, aceptando las propuestas de estos mercenarios y sus acólitos!

LauraGalletita dijo...

Gracias a todos por los comentarios, y lamento la tardanza... ando como bola sin manija...

Matías: ja! si! pasate por los blogs que linkeé y vas a ver... además encontrarás links a otros "pares"

Diego: es que estos muchachos no sirven! cuak!

Pau: Por supuesto que te entiendo!

Mona: Groso Jauretche!

Adolf0: Sabía de los matones de "el campo" y largo y tendido hemos discutido a capa y espada y si tenés ganas pasate por los posts que escribió mi coblogger (en el otro blog, el de los chiflados) sobre lo importante de desarrollar industrias de alta tecnología en nuestro país, y verás cómo le responden los neoliberales y sus bananeras espectativas sobre cómo "hacer crecer" a este pais... menos mal que soy mina y que esto es un blog, porque si los tuviera cara a cara seguramente me verías perder la compostura cuanto menos jejeje
Gracias por pasar y por el inmerecido elogio ;)

Quijote: amén!

Frank Pentangeli dijo...

No había visto este post.
Comparar la educación "gratuita" con el programa de Dolina es demasiado. Que para vos sea un valor cultural, me parece fenómeno pero quién define que lo sea para todos. Porque detrás de Dolina pueden aparecer un montón que te digan "yo también ofrezco cultura, financienme". El criterio de excepcionalidad es muy difícil de aplicar.

Respecto de lo del IVA lo reafirmo, con esa plata se financia gran parte de los estudios universitarios de muchachos de clase media bien acomodada. A la UBA no van los pobres, eso hay que decirlo tambien...

Dos aclaraciones que es importante que haga: 1. No todos los economistas no-nacionales-y-populares son Chicago Boys. 2. No es cierto que la medición de la utilidad para los economistas es estrictamente monetaria.

Joe dijo...

Estimado Frank, gracias por comentar.

Lo que Ud. dice no refuta el punto de Laura sobre la existencia de actividades en donde un inversor individual no puede apropiarse de todas las “ganancias”, pero que son muy beneficiosas para la sociedad tomada como un todo. Muchas formas de Educación tienen esta característica.

Ahora Ud. trae a colación el asunto de cómo hace una comunidad humana para determinar cuales son las actividades con esas características que valen la pena de ser elegidas, y que generan externalidades positivas para la sociedad tomada como un todo sin ser rentables desde la óptica individual.

Sucede que esto ya se trata de otro tipo de problema, el de cómo determinar las preferencias colectivas. Pero entienda bien que es OTRO problema, del que todavía conocemos soluciones imperfectas, que no invalida en absoluto la existencia de aquellas externalidades positivas que comentaba recién. El hecho de que uno no pueda ver algo no quiere decir que no exista… ¿cierto?

Ahora, si bien es cierto que resulta imposible poder medir en términos monetarios y con exactitud los cashflows positivos en valor presente generados por actividades culturales como las del negro Dolina, uno sí puede establecer una cierta “tendencia” de beneficios.

Por el lado de la Educación gratuita (sobre todo la básica), claramente se puede apreciar que ésta causa una abrumadora cantidad de efectos que le dan al proceso una “tendencia” positiva: población masivamente más educada, ceteris paribus, es una población con más adaptabilidad a nuevas tecnologías, con mayores impulsos por intentar crecer económica y espiritualmente, con mayores conocimientos como para tener más arranques emprendedores, etc., etc. Todo lo que lleva a ser económicamente más eficientes e innovadores (y estoy hablando sólo de los efectos económicos).

La misma línea siguen otras actividades de índole cultural. No se olvide que las actividades económicas del día a día no ocurren en un “vacío” como las retratan los manuales de Micro I, sino que están sumergidas en un mar de prácticas, instituciones, valores… o sea, están “empapadas” de lo que podríamos llamar “Cultura”. No podía ser de otra manera, ya que hay personas de por medio.

El programa de Dolina es un notable esfuerzo por enriquecer nuestra cultura, y tiene la premisa básica de fomentar “la inteligencia”, tal cual lo dice Dolina. Y más que “la inteligencia”, yo diría que fomenta el pensamiento crítico y la pasión por el conocimiento y la investigación. Y para mí están más que claros los beneficios económicos (entre otros) que actitudes masivas como estás nos atraerían a todos.

Créame que conozco gente que ha cambiado su posición respecto del estudio de la Historia como materia, y que ha adoptado la propuesta de Dolina respecto de ser siempre crítico para con los pensamientos enlatados.

¿Cuánto cambio ha generado el programa de Dolina? No lo sé, no hice ni tengo un estudio a mano de a cuánta gente “le abrió la cabeza”.

¿No son muy lentos los cambios? Es probable, ya que todo lo que es “cultural” no cambia de un día para otro, sino que son movimientos tectónicos de largo aliento. Sin embargo, siempre es fundamental que “haya alguien” que empuje hacia la evolución, estoy hablando de aquellos iluminados que de alguna manera “aceleran” esta evolución cultural, como es el caso de Dolina. ¡Imagínese si no! No quedaríamos estancados culturalmente….

Joe dijo...

¿Y si tengo que bancar 50 años de programa de Dolina para generar algún “cambio”, no sería económicamente muy costoso? Las ciencias sociales no tienen las herramientas para determinar esto (en parte, porque la Economía como ciencia está estancada gracias al predominio del mainstream neoliberal). Además, existe algo que el mainstream ortodoxo no acepta en sus análisis: la Incertidumbre (que no es lo mismo que el Riesgo, cuidado). Realmente hay cosas que no se pueden saber, y para decidir sobre ellas debemos recurrir a muchos análisis sesudos… más una buena cuota de intuición. La realidad no es como el “agente racional” del manual de Micro I….

Por eso yo creo que al bancar como sociedad a un tipo como Dolina, que enaltece culturalmente muchas virtudes necesarias para el desarrollo económico de largo plazo (y que en realidad son inconmensurables en términos monetarios), no me caben dudas el balance siempre será positivo. Sobre todo, para las generaciones futuras.